Imagen corporativa

El mejor embajador de una empresa es su propia imagen corporativa. La imagen de marca debe ajustarse a la perfección a la naturaleza de la empresa, a la que representa gráficamente y con la que se dará a conocer a clientes y proveedores.

Los aspectos más importantes a la hora de diseñar la imagen corporativa de una empresa son 3:

� Personalidad de la marca
� Características de los productos y servicios que ofrece
� El cliente al que va dirigido y la relación que se espera establecer con él

Una imagen de marca debe conectar con las personas más allá de la compra o del servicio. Debe transmitir emociones, cercanía con la gente. La imagen corporativa debe representar todos los valores que puedan compartir el cliente y la empresa.

Si tienes claro lo que necesitas y quieres solicitar un presupuesto por el servicio de diseño de imagen corporativa puedes hacerlo mediante el apartado de Contacto. Puede integrarse o no en el servicio de diseño de páginas web. Para saber más sobre las prestaciones que podría incluir el servicio, sigue leyendo.

�Tienes un nombre de marca?

Es el primer paso. El nombre de marca es la esencia de la empresa. Sin el nombre no se puede empezar a diseñar la imagen corporativa.

Normalmente el nombre de la marca ya está decidido desde el principio, pero si no es así puede ser buena idea que te dejes asesorar por un profesional, y mirar si está libre el dominio.

El nombre de una marca debe reflejar las características de la empresa. Tiene que ser lo más breve posible y tiene que sonar bien. ¡Debe tener gancho!

Diseño de logotipo

Una vez dispones del nombre de marca, el siguiente paso conseguir un buen diseño de imagen corporativa es crear un logotipo.

Debe ser claro, limpio y atrayente para dejar huella en la memoria del consumidor potencial. Un diseño de logotipo claro y que genere impacto visual es un buen comienzo para conseguir que tu marca sea recordada.

Un buen logotipo debe adaptarse al contexto visual. De nada sirve si al colocarlo sobre el fondo de tu página web o cualquier otro lugar queda camuflado o pierde visibilidad. Debe poderse combinar con imágenes y otros elementos gráficos o tipográficos sin perder su identidad. Recuerda que el logotipo será la base para diseñar todo el material gráfico de la empresa.

Todos estos aspectos hay que tenerlos en cuenta, y si se hace bien, el logotipo será la mejor carta de presentación de tu negocio, generará confianza y se distinguirá frente a la competencia